1, 2, 3… ¡Mambo!

1, 2 y 3 ensayos son los que han necesitado los músicos de la Banda Escuela para hacerse con el Mambo Cubano de James Swearingen. ¡Aún es pronto! Hay detalles y matices que mejorar, pero, desde luego, nadie les quita la motivación y energía que ponen en cada nota.